Más tribu que gremio

Los periodistas somos una tribu

Los periodistas somos una tribu

Fue el maestro Arturo Pérez-Reverte en “Territorio comanche”, allá por los convulsos años 90, el que popularizó la fórmula de tribu para referirse a los reporteros de guerra. Esta afortunada denominación se puede extender perfectamente al conjunto de personas que formamos esta aún exótica y siempre vapuleada profesión. Creo que el concepto de tribu encaja mucho mejor que la de gremio por el carácter levantisco, irredento y caótico de nuestra propia naturaleza. Procedo, con la venia, a enumerar algunas de las razones por las que llego a esta conclusión.

1. Los periodistas somos conscientes que pertenecemos a un grupo, nos identificamos en el mismo, pero no dudamos en darnos de garrotazos y despellejarnos los unos a los otros sin más motivo que un “quítame allá esa exclusiva” o por una simple tertulia radiofónica o televisiva.

2. Nos gusta estar juntos, sobre todo en los bares, pero nos miramos con el rabillo del ojo. Los de la tribu de la orilla izquierda del río miran con mala leche a los de la derecha y viceversa, ambos no dudarían en saquear el poblado del enemigo y no dejarían muchos presos.

3. El resto de los mortales nos miran como bichos raros y los misioneros de territorios civilizados pretenden nuestra evangelización. Estos se pasan por nuestra tribu y nos dan lecciones de ciencia y de convivencia, incluso nos quitan nuestra palestra y se permiten darnos lecciones de ética y de estética.

4. Al igual que en otras tribus se rinde cierta pleitesía al jefe o al consejo de ancianos, pero no se reconoce más gobierno que el de uno mismo o, en todo caso, el del vil metal.
5. A diferencia de los gremios, no existe el corporativismo. Ni siquiera, existe consenso en qué demonios te hace o no te hace ser aborigen de la tribu de pleno derecho. Existen extraños entre nosotros, gente que entra y que sale como Pedro por su casa, que se amanceba con alguno de los miembros y luego se marcha.

6. Adoramos a dioses falsos. En vez de abrazar el monoteísmo de la única verdad de los hechos, muchas veces, nos dejamos deslumbrar por el brillo del poder, el dinero o la fama.

7. La vida en la tribu es dura, y más en los últimos tiempos, donde las malas cosechas nos están dejando hasta sin taparrabos, pero en nuestra inconsciencia creemos que todo cambiará algún día, y mientras unos se evaden con el agua de fuego, otros se deprimen y muchos otros se distraen trinando aforismos en la inmensidad digital de las redes sociables.

Compartir: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page

About the Author

Víctor Núñez Fernández
Víctor Núñez Fernández
Director General de SchoolMarket, agencia especializada en Marketing Educativo y profesor en el grado de Periodismo en la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA).

Be the first to comment on "Más tribu que gremio"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*